viernes, 30 de agosto de 2013

LA ENERGÍA DE LOS ARBOLES

Además de darnos sombra, embellecer el entorno y purificar el aire, los árboles nos portegen y curan, devolviéndonos la energía y el equilibrio perdidos, Acércate... 1.- Busca un árbol que te atraiga y, una vez localizado, abrázale con los ojos cerrados y deja que las sensaciones te invadan suavemente. 2.- Coloca una de tus orejas sobre el tronco y escucha el crujir del árbol tal como los indios escuchaban los sonidos de la tierra. 3.- Pon las manos extendidas sobre el tronco y siente las rugosidades y el calor en las palmas de tus manos para, poco a poco, ir reecontrando las zonas energéticas del árbol. 4.- Como si se tratara de una flor, aprende a sentir el árbol. A olerlo e indentificar, en cada inspiración sus diferentes olores: ázucar, madera, musgo, bosque y también lo que las fragancias te inspiran. 5.- Por último, siéntate en la tierra, con la espalda apoyada sobre el árbol , y presta atención a todas las sensaciones que te van llegando: pensamientos, imágenes, emociones y recuerdos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada